Narcisistas son más creativos

Gran parte del trabajo creativo requiere de cierto narcisismo, a menos que seas de esos que esconden su estuche de monerías o son incapaces de mostrárselo a alguien, bajo cualquier circunstancia.

Crear cosas para el consumo de alguien más, significa que sabes que tus creaciones van a ser atractivas para otros, y esto no es necesariamente algo malo, al contrario, habla de seguridad en uno mismo, autoestima y valor propio.

Pero la pregunta que se hicieron algunos investigadores, quienes recientemente publicaron un estudio en la revista inThinking Skills and Creativity, tiene que ver con este planteamiento: ¿Las personas narcisistas en realidad son más creativas?

Un grupo muy diverso de 207 personas realizó una prueba de actividades creativas, como hacer una coreografía para un baile o escribir un poema.

Los investigadores evaluaron a los participantes, de acuerdo a lo que ellos mismos llamaron “los 5 grandes rubros de personalidad”, que incluían neurosis, extroversión, apertura a la experiencia, criterio y responsabilidad; también incluyeron a la obsesión y el narcisismo.

Los resultados del estudio llevaron a la conclusión de que el narcisismo estaba relacionado con la creatividad, y ambos son sentimientos de satisfacción espiritual. Sin embargo, la calidad de los resultados derivados de la creatividad no tenía nada que ver con si las personas eran narcisistas o no.

Algo muy interesante fue que las tendencia obsesivo-compulsivas también fueron relacionadas con las actividades creativas, pero las personas con esta tendencia no necesariamente se auto describieron como creativas. Algunos otros resultados señalan que la creatividad está estrechamente relacionada con la apertura social y la extroversión.

Además, la pregunta de los investigadores sí fue contestada: los narcisistas sí tienden a involucrarse en proyectos más creativos, pero a lo mejor sólo se conforman en escribir poemas y canciones porque están muy seguros de sus capacidades creativas.

Lo bueno del caso es que, aún cuando las personas presumidas o narcisistas no son muy bien aceptadas socialmente por otras personas, su alta autoestima y su amor propio los mantiene en una especie de “nido” en donde se auto protegen y se mantienen seguros de sus logros.

Si quieres saber más sobre este estudio, visita: http://www.sciencedirect.com/

Fuente: quo

Anuncios

Los 12 arquetipos comunes

Los personajes que creamos son el alma de nuestra historia, por ello deben tener profundidad y ser dibujados manteniendo unas notas psicológica coherentes. Hoy vamos a ver un tema de la psicología que nos puede ser de gran ayuda: los 12 arquetipos de Jung.

El psicólogo Carl Gustav Jung utiliza el concepto de arquetipo en su teoría de la psique humana. Creía que estos arquetipos (personajes míticos) residen en el inconsciente colectivo y son universales para todos los humanos.
Aunque hay muchos diferentes arquetipos, Jung define doce tipos principales que simbolizan las motivaciones humanas básicas. Cada tipo tiene su propio conjunto de valores, significados y rasgos de personalidad. Además, los doce tipos se dividen en tres grupos: Ego, Alma y Yo.
La mayoría de las personas tienen varios arquetipos en juego en la construcción de su personalidad; aunque un arquetipo tiende a dominar la personalidad. Saber qué tipo de arquetipos está en juego, nos ofrece una perspectiva sobre los comportamientos y motivaciones de una persona.

 

Los Tipos Ego

El inocente : Los inocentes son ingenuos y faltos de experiencia , carecen de profundidad y complejidad; a menudo se muestran vulnerables ante el mundo. Pero son felices. Quiere sentirse amado y ser reconocido, a veces por las buenas, a veces por las malas. Su miedo es ser castigado por hacer algo malo o incorrecto, por lo que basa su estrategia en hacer las cosas bien. Su debilidad es ser aburrido y su talento es la fe y el optimismo. El inocente es también conocido como utópico, ingenuo, místico, santo, romántico y soñador.

El Cuidador: El cuidador cree en tratar a los demás como quiere ser tratado. Es maternal y protector. Su miedo más grande es el egoísmo y la ingratitud. Su estrategia es cuidar y proteger a los demás, por lo que su debilidad es caer fácilmente en el martirio y en la explotación. Su talento principal es la compasión y la generosidad. El cuidador es también conocido como el santo, altruista, padre y ayudante.

El héroe : el Ego trata de que nuestras necesidades sean satisfechas, y el héroe o guerrero es el que se ocupa de ello. El héroe trata de demostrar su valía a través de actos valerosos. Competente y valiente por un lado, pero arrogante y tonto por otro. El héroe siempre está en busca de su próxima batalla le da la bienvenida con los brazos abiertos. Su miedo es la debilidad y la vulnerabilidad. Su meta es ser tan fuerte y competente como sea posible y su debilidad es la arrogancia. El héroe es también conocido como el guerrero, el salvador, el superhéroe, el soldado y el ganador.

El huérfano : Es la parte de nosotros que sabe qué cualidades debe esconder y cuáles resaltar para poder encajar con los otros. Busca sobre todo pasar inadvertido y encajar. Evita situaciones que puedan ser comprometidas o dañinas. Prefiere la seguridad a la aventura. Es realista y con sentido común, muy empático y adolece de falta de pretensión. También se le llama el realista o el buen hijo.

Los Tipos de Alma

El explorador: El explorador busca la libertad y el viento bajo sus alas, y aborrece absolutamente la idea de ser enjaulado, no pueden ser domesticados . No pueden soportar el aburrimiento y siempre están corriendo en busca de su próxima gran aventura. El explorador es ambicioso y audaz. Su deseo es la libertad de averiguar quién eres a través de la exploración del mundo. Su mayor temor es estar atrapado, la conformidad y el vacío interior. Su debilidad es vagar sin rumbo, hasta incluso llegar a convertirse en un inadaptado. Son autónomos, ambiciosos y fiel a sí mismos. El explorador también se conoce como el vagabundo, el peregrino, el individualista y el buscador.

El Rebelde : La filosofía del rebelde es que las reglas se hicieron para romperse . Es la revolución y la venganza y busca destruir lo que no funciona. Es fanático, radical y a veces delirante. Destruye todo aquello que no le conviene o no comprende, para protegerse de posibles amenazas. Su talento es la extravagancia y la libertad radical. También se le conoce como el revolucionario, el destructor o el hombre salvaje.

El amante : el amante busca su otra mitad , o al menos , algo para llenar el vacío. Ellos aman a su manera , pero aman de todo corazón. Buscar la unión con la gente y el entorno que les gusta. Su virtud es la pasión, la gratitud, el aprecio y el compromiso. Su debilidad es que ese deseo se dirige al exterior para complacer a otros, con riesgo de perder la propia identidad. El amante también es conocido como el apasionado, la pareja, el sensual o el cónyuge.

El Creador : El creador es un artista, y no quiere nada más que ser recordado después muerto. Quieren dejar un legado, para sobrevivir a sus vidas. Cuando se trata de sus artes , que pueden sufrir debido a ser demasiado perfeccionistas. Crea muchos proyectos e ideas, pero eso hace que se disperse en demasiados sitios, sintiéndose insatisfechos. Su lema es “Si lo puedes imaginar, se puede hacer”. Su deseo es crear cosas de valor perdurable y por ello temen la mediocridad. Son creativos e imaginativos. También se les llama el artista, el inventor, el soñador o el músico.

Los Tipos de Yo

El loco : se ríe de todo, haciendo que las cosas no sean tan rígidas. Su lema es “Sólo se vive una vez”. Buscan vivir el momento disfrutando al máximo. Son alegres. Se dedica a hacer chistes, jugar y ser gracioso. Su miedo más grande es ser aburrido y aburrir a los demás. Su debilidad es la frivolidad y la pérdida de tiempo. El loco también es conocido como el necio, el joker, el cómico o el bromista.

El Sabio : El sabio tiene que ver con la honestidad, cueste lo que cueste .. Tratan de comprender lo que está a su alrededor , la gente, la forma en que las cosas funcionan , las leyes del universo . Por un lado , son analíticos y atentos, pero por el otro, pueden ser tan meditativos que no lleguen a actuar. Su lema es “La verdad os hará libres”. Utilizan la inteligencia y el análisis para entender el mundo. Su temor es ser engañados y la ignorancia. También se conoce como el filósofo, el pensador, el planificador o el investigagor.

El Mago : menos analítico que el sabio , el mago trata de comprender los misterios del universo, comprender la parte oscura del mundo y transformarla para hacerla útil. Intentan hacer los sueños realidad a base de puro optimismo. Hacen que las cosas sucedan, por ello su temor son las posibles consecuencia negativas no deseadas. Su talento es la búsqueda de soluciones benéficas para todos. Su debilidad es que pueden llegar a convertirse en manipuladores. El mago también es conocido como el visionario, el catalizador, el inventor, el líder o el curandero.

El Gobernante : Poder y control: no lo es todo , es lo único. Quieren ser prósperos en lo que hacen, sea lo que sea lo que estén haciendo. No van a aceptar el fracaso. Se asocia con la creación del orden y el mantenimiento de las reglas. Desean por encima de todo el control, el éxito y ejercer el poder. Por ello su miedo es el caos y el ser derrocado. Su debilidad es ser autoritarios e incapaces de delegar. Su talento es la responsabilidad y el liderazgo. También se conoce como el jefe, el líder, el rey o el administrador.

Cinco consejos de Fernando Aramburu para escribir una novela sobre la marcha

fernando-aramburo-gana-el-biblioteca-breve-con-avidas-pretensiones

1.- Discurra lo primero de todo un motivo generador de episodios. He aquí el famoso hilo, tirando del cual se obtiene la madeja. Piense, si necesita modelos, en las maravillosas Crónicas de Indias. Llegan unos esforzados individuos a un territorio ignoto. Acto seguido, usted los pone a protagonizar en forma escrita, de acuerdo con una estructura (división en partes, proporción de los capítulos, turnos de los narradores, etc.), interesantes peripecias hasta el adecuado desenlace. O imagine a un hidalgo de pueblo que sale al campo, convencido de ser un caballero de novela, en compañía de un aldeano parlanchín. Haga que conversen y les sucedan aventuras, y burla burlando tendrá usted materia para al menos dos novelas.

2.- Adopte una perspectiva de la narración. O lo que es lo mismo, busque quien le cuente su novela. Puesto que hay mucha gente en paro, dé trabajo a más de uno; no sea cicatero. Evite el error de confundirse con sus narradores. No son usted. Usted no es Cide Hamete Benengeli. Menos humos. Elija con cuidado al personal, ya que un relato consiste por fuerza en la voz que narra.

3.- Obligue a su narrador o narradores a transmitir una determinada personalidad a la escritura. No me sea seco, copista de copistas, subalterno de los hábitos lingüísticos de su ciudad. Asigne a quien le cuente su novela algún estado de ánimo, sométalo a unas determinadas circunstancias, aun cuando el texto no mencione ni una cosa ni otra. Imagine, por ejemplo, que su narrador acaba de enviudar y está murrioso (o alegre), o que tiene nueve años y se expresa con candor infantil. Si no me cree, lea el Lazarillo, lea La plaza del Diamante, lea Pedro Páramo, y pregúntese por qué estos textos tienen un encanto especial.

4.- Escoja asimismo, en consonancia con la cláusula precedente, un registro lingüístico específico, si es preciso creado para la ocasión. Desconfíe de los comisarios de la literatura, aficionados a podar cuanto sobresalga de la estricta línea de sus certidumbres. No se crea la filfa del estilo transparente. Sea libre, denos algo que sin usted no habría existido en el mundo, no se resigne a escribir toda su vida como hablan Manolo y Pepi la del cuarto, ni siquiera en el supuesto de que usted sea Manolo o Pepi la del cuarto. Para hacer lo que hace todo el mundo, mejor apúntese a un coro.

5.- Pueble convenientemente su novela. No empiece sin haber suscitado en sus pensamientos cierta familiaridad con los personajes principales. Hágase el ánimo de que los conoce desde hace largo tiempo. Los secundarios ya se irán agregando por el trayecto. Puesto que no tiene usted prefijados el planteamiento, el nudo ni el desenlace, fíe la trama entera a las acciones, diálogos y pensamientos que se deriven de las relaciones que establezcan entre sí sus personajes. Considere que de dichas relaciones (sobre un fondo, claro está, de problema, conflicto, enigma, conquista o deseo por satisfacer) irá surgiendo paulatinamente su historia, la que usted, como sus lectores, desconocía al principio a pesar de ser el autor. No se preocupe si la referida historia le sale descompensada o defectuosa puesto que no actúa usted ante un público. Ya corregirá.

Colocados los utensilios y los ingredientes encima de la mesa, puede usted empezar a cocinar su novela. No olvide que se afana para otros. De no ser así, si prevé usted comerse su propio guiso, entonces olvide este pentálogo, haga lo que le salga de los.

Fuente: elconfidencial

Bloqueo creativo debido a las redes sociales

La autora Tatiana de Rosnay describe el bloqueo que sufren los escritores por las redes sociales. En el libro trata sobre cómo el mal uso de las redes sociales puede llevar al bloqueo creativo.

narrta_redes-socialesLa escritora francesa de best sellers Tatiana de Rosnay ha reflexionado sobre como el mal uso de las redes sociales puede conducir a su dependencia y al bloqueo creativo en su última novela, Tinta rusa (Suma de Letras).
El libro narra como un escritor joven que ha alcanzado el éxito con su primer libro, Nicolas Kolt, se vuelve rico, megalómano y perezoso, y se engancha a las redes sociales, que le construyen una burbuja narcisista que no le deja ni tiempo ni imaginación para escribir su próximo libro –del que ya ha recibido un cuantioso avance– ni para mantener cerca a sus seres queridos, según ha explicado la autora a Europa Press.
De Rosenay ha dicho que para su última novela se basó en cuando en 2010 el expresidente francés Nicolas Sarkozy promovió una ley que obligaba a los franceses con padres foráneos a probar su nacionalidad -ella misma tardó seis meses en conseguir los papeles-, hecho que convirtió en el punto de partida de su novela, ya que el protagonista se encuentra en la misma situación y decide investigar a su propia familia, lo que le inspira a escribir el libro que le lanzará a la fama.
“Quería escribir sobre escritores y como el proceso de creativo y narrativo tiene lugar”, ha contado la autora, y ha añadido que también quería explicar que si no se tiene cuidado con las redes sociales, si se pierde el tiempo en la acción narcisista de buscar comentarios sobre uno mismo en ellas, se deja de escribir.
A diferencia de su personaje y a pesar de ser muy activa en estas plataformas, es muy disciplinada, ya que cada día dedica de cuatro a cinco horas a escribir aislada del mundo porque no se puede concentrar si tiene Internet, y asegura que desde los diez años -momento en el que empezó a escribir- nunca ha sufrido ningún bloqueo creativo porque tiene “una imaginación muy fértil”.
De Rosnay señala que la tecnología ha cambiado la forma en la que vivimos y nos relacionamos, y quería mostrar el peligro que supone pasar tanto tiempo en la red, aunque no cree que este hecho afecte la calidad de la literatura en un futuro, porque “los autores jóvenes se adaptarán bien”.
La autora ha recurrido a hechos noticiables de los últimos años para vestir su novela, como el escándalo en el que el ex director del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Khan se vio envuelto en 2010, aunque nunca se refiera a él por su nombre.
También utiliza la imagen del hundimiento del Costa Concordia, ya que le parecía un símbolo bueno para explicar que algo que en principio era indestructible, que se mecía en su ego, se hunde, como la figura del protagonista.
De Rosenay ha señalado que antes de la publicación del libro, su marido le comentó que estaría bien emular la adicción a las redes sociales del protagonista en la vida real, y le propuso crear perfiles falsos del personaje en Instagram y Twitter.
Hasta el momento, la cuenta falsa del megalómano personaje en Twitter ha acumulado más de 650 seguidores, entre los que se cuentan admiradores de de la autora y lectores del libro, y ‘followers’ que desconocen la treta.
El avatar de Twitter del personaje de ficción corresponde a una fotografía del marido de la autora cuando tenía 28 años, y entre risas ha explicado que el perfil tiene muchas seguidoras que “flirtean con él e incluso le dan su número de teléfono”, cosa que ha atribuido al buen ver de su cónyuge.
Tatiana de Rosnay es la autora francesa más leída en Europa y en Estados Unidos, cuyo libro Las llaves de Sarah, una historia sobre el nazismo, fue publicado en más de 40 países y posteriormente llevada al cine.

fuente: libertaddigital

Método para hacer poemas

Infalible método extraído de Nueva introducción a la teoría de la literatura.

Se puede aprender a hacer cualquier cosa en esta vida a base de encontrar un método adecuado. Hasta para hacer poemas basta con aplicar rigurosamente el siguiente método y salen de corrido (después se incluirá un poema hecho con él para que se vea lo fácil que es y lo bonito que queda el poema).

Consta de una introducción y siete breves reglas:

Introducción. Para hacer un poema no es necesario esperar a que llegue ninguna inspiración especial, ni hace falta estar en ayunas, ni ninguna de esas condiciones que hacen falta siempre para las demás cosas. Basta aplicar las siete reglas siguientes.

Primera. Se cogen unas cuantas palabras, en sí mismo poéticas, y se van distribuyendo poco a poco entre las diferentes estrofas. Por ejemplo, susurro, desvelo, tintineo, alborada, crespones, aleteo, nenúfar, alondra, etc.

Segunda. Se cogen unas cuantas palabras más bien vulgares a las que se poetiza dándoles una terminación adecuada: pajarillo, arroyuelo, blanquecino, etc.

Tercera. Se forman unas cuantas parejas de diferentes colores, de modo que se contradigan lo más posible los colores de cada pareja: negro verdor, blanco escarlata, azul blanquecino, etc.

Cuarta. A unos cuantos verbos se les cambia de ocupación habitual, sin que se den cuenta. Por ejemplo: se cierran las sombras –en lugar de las puertas o ventanas-, se masca el silencio –en lugar de un buen filete-, se le clava un rejón al firmamento –en lugar de a un toro de trapío-, se borda un aciago destino –en lugar de un sufrido mantel-, etc.

Quinta. Se distribuyen también entre las estrofas unas cuantas palabras, de esas que a veces emplea la gente sin saber lo que quieren decir: enhiesto, hirsuto, inerme, inane, incólume, baldío, etc.

Sexta. Puede ir bastante bien, para lograr mayor fuerza poética, aprovechar algún pedacito de una poesía clásica conocida; así, a Rubén Darío, se le puede coger eso de los “claros clarines”.

Séptima. Si se encuentra a mano, algún estribillo, aunque sea cortito, para repetir entre cada dos estrofas, mejor que mejor.

Con este método, aplicado al pie de la letra, se puede conseguir un poema tan completo como el que sigue, titulado Tu senda:

Tu senda

¡Qué hirsutos y enhiestos se yerguen!
-amargo espejuelo-
grises en la noche,
cerrando sus sombras sobre el arroyuelo.
Tu senda…

Ayes y lamentos
Suaves tintineos mecidos al viento
Cabalgan con furia, inermes e inanes
Y allá en la alborada
Clavan su rejón en el firmamento
Tu senda…

La luna se mira en tu brisa.
Sabe que en la noche, donde las estrellas,
Cuando el canto duerme, suave y placentero,
Se masca un silencio de angustias
Que sólo se quiebra junto al limonero.
Tu senda…

La alondra se viste de blanco escarlata.
Sus trinos golpean cual claros clarines,
Y como un susurro de negro verdor
Levanta su vuelo en la noche,
Dejando con llanto y en flor
Un negro y baldío desvelo.
Tu senda…

Junto al aleteo de los pajarillos
Se escucha el mugido de una vaca en pena
Que borda su aciago destino,
-torre de marfil, grácil tintineo-
nenúfar de plata de azul blanquecino.
Tu senda…

Y allá entre las sombras
Mascando un silencio,
Al aire sus negros crespones,
Baja por tu senda…
… ¡mi menda!

La literatura no es sólo cosa de lenguaje, pero habitualmente una especial elaboración del lenguaje es síntoma de que nos encontramos ante un fenómeno literario. […] pero eso sólo no es garantía de mayor calidad: un poema demasiado elaborado y sin chispa puede resultar de una pesadez intolerable.

via: versoblanco

Cómo crear un personaje

file0001188153527
Creación de un personaje
Es un hábito común en muchos amantes de la ficción el crear un mundo antes de crear ni un solo concepto del personaje que va a vivir dentro de ese mundo.
La razón es que para la mayoría, la creación del mundo ficticio es más una cuestión de logística. Si usted puede hacer que funcione lógicamente, entonces puede tener lo que quiera en su mundo de ficción. Puede tener dragones o naves espaciales o crear una ciudad que ni siquiera existe en el mapa.
Pero los personajes, ahh, los personajes son volubles. No van a hacer lo que usted les ordene hacer. Tienen peculiaridades propias de su personalidad. No parecen bastante reales hasta que no sean algo inconsistentes, y si son demasiado inconsistentes, entonces no son reales tampoco.
Los personajes son difíciles de contener y controlar, que es lo que a menudo se ve de forma clara en la ficción más mediocre, donde notamos que el entorno es poco creíble y los personajes lo son aún más.
Estos autores han cometido un error clásico. Han tratado de meter con calzador su personaje en el escenario, en lugar de crear una persona real.
Comience con Clichés
Al empezar a escribir su personaje, su primer impulso podría ser la creación de una persona diferente a cualquier otra persona que haya conocido. Una persona completamente única, con un fondo nuevo y diferente, o una persona con una forma extraña de ver el mundo, una mente poco convencional.
Esto no funciona
En nuestro mundo, todos los seres humanos – y eso incluye a cada uno de nosotros – es un cliché. Va a resultar muy difícil crear un personaje que no se acomode a algún tipo de personalidades estándar si usted está escribiendo la literatura convencional o fantasía o una novela de misterio. Como dice el refrán, cada historia ha sido contada mil veces antes.
Fingir que el personaje que se está creando de alguna manera va a trascender cada uno de los tipos ficticios para llegar a ser único y que jamás haya existido, es absurdo. El ama de casa que aspira a ser escritora. El hombre tranquilo pero fuerte que vive solo por elección. El estudiante universitario estresado que sólo quiere alejarse de todo. Son tipos porque beben una y otra vez de la vida real. No trate de trabajar contra corriente en eso.
Así que adelante. Cree su personaje y deje que encaje en un cliché. Dele profundidad y un esquema básico para guiar la vida de la persona. Está bien. El personaje no se tiene porqué quedar en su cliché por mucho tiempo.
Dótalo de una Personalidad

Una vez que las circunstancias básicas de su carácter ya estén resueltas, es necesario darle una personalidad.
Crear una personalidad es mucho, mucho más difícil de lo que parece.
Piensa en tu mejor amigo, alguien que usted conoce muy bien. Piense si é se ajusta a cualquier cliché. Probablemente sí, probablemente encaja en media docena de clichés. Pero hasta que ha leído esta pregunta, es probable que nunca haya pensado en su amigo como un cliché. Él podría ser la persona más estereotipada del mundo, podría haber aparecido en la literatura desde los albores de la palabra escrita, pero nunca se le hubiera ocurrido pensar en su mejor amigo como un cliché.
¿Por qué? Bueno, porque él es tu mejor amigo. Él no es un cliché. Hay una razón por la cual él está en su vida y por qué se siente de esa manera. Te gusta la forma en que piensa, las cosas que dice, y la forma en que se sienta a tu lado en una película.
Sus circunstancias, la parte de su cliché, son secundarios, terciarios, incluso más atrás. No son lo que él es, sino que son simplemente lo que ha sucedido. ¿Quién es él?, es la persona que reacciona ante las circunstancias de una manera particular.
Para darle a su personaje una personalidad, usted tiene que averiguar qué tipo de persona es el personaje. Tiene que darle a esa persona un puñado de peculiaridades que son suyas y sólo de ella. Es algo así como la creación de una receta – muchos platos requieren harina o huevos o canela, pero en cantidades diferentes y en combinación con otros ingredientes diferentes, que van a dan lugar a platos diferentes.
Así son las cosas con la creación de la personalidad. Tu personaje no tendrá ninguna peculiaridad de la personalidad que no tengan otras personas. Eso es imposible. Lo que tu personaje tendrá son esas cualidades en diferentes cantidades y combinaciones únicas.
Un ejercicio fácil
Escriba una conversación completa entre usted y este personaje. Imagine que ambos están atrapados en un ascensor juntos y no tienen nada más de qué hablar , pero sí.
Anote qué tipo de humor se desarrolla, la rapidez con que la otra persona le facilita información o no , la forma en que su mente funciona en un momento de tensión menor, lo que está preocupado por saber, sus gestos…
No dé por sentado que todas las personas reaccionan de la misma manera. Observe y su carácter se abrirá ante usted en un abrir y cerrar de ojos. El objetivo es ver lo que otras personas verán cuando se encuentren a este personaje en el papel.
¿Qué clase de persona es? ¿Cómo describirías a tu personaje a un amigo más tarde? ¿Qué te recuerda?

Los 10 consejos de los Maestros

A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la escritura se vuelve más importante. Esto es especialmente cierto para los no-escritores. Si usted trabaja en una oficina, la mayoría de sus comunicaciones se realizan con el texto por correo electrónico le guste o no; su capacidad de intercambiar ideas, colaborar con los demás, y en última instancia tener éxito, depende de la capacidad de escribir con eficacia. Aquí hay 10 consejos eternos para ayudarle a mejorar el estilo y la sustancia, directamente de la pluma de los mejores autores de la humanidad.

file6681269982727

1 . Elimine las partes aburridas

“Yo trato de dejar de lado las partes de que las personas se saltan”. Elmore Leonard

A menos que usted esté escribiendo únicamente por razones personales, debe tener en cuenta la atención de sus lectores. No tiene sentido que esté publicando contenido que no es útil, interesante o ambos.

2 . Eliminar palabras innecesarias

“Reemplaza ” maldito ” cada vez que usted esté inclinado a escribir ” muy “; su editor lo borrará y la escritura será tan buena como debía ser”. Mark Twain

Yo solía pensar que el uso de palabras como ” verdad “, ” realidad ” o ” extremadamente” hace el escrito más contundente. No lo hace. Elimínelas y no mire atrás.

3 . Escribir con pasión

“Llene su papel con los hálitos de su corazón”.  William Wordsworth

No es difícil darse cuenta de que a menos que usted está entusiasmado con su escritura nadie más lo estará.

4 . Pintar un cuadro

“No me digas que la luna está brillando; muéstrame el destello de la luz en el vidrio roto”. Anton Chekhov

No se limite simplemente a afirmar que algo está bien. Cuando se necesita capturar la atención, el uso de símiles, metáforas e imágenes vivas para pintar una imagen crea una poderosa respuesta.

5. Debe ser sencillo

“La escritura vigorosa es concisa” .  William Strunk Jr.

Mucha gente parece pensar que la escritura que vale la pena es larga y prolongada . Es más difícil (y efectivo) el expresarse de la manera más simple posible.

6. Hazlo por amor

“Escribir sin goce de sueldo hasta que alguien se ofrece a pagar”.  Mark Twain

Cuando estás empezando, es difícil decidir por dónde empezar. Así que no lo hagas. Simplemente comienza a escribir. Un blog es un buen lugar para empezar. El beneficio más valioso es la experiencia.

7. Aprenda de las críticas

“Tienes que saber cómo aceptar el rechazo y rechazar la aceptación”.  Ray Bradbury

Escribir significa ponerse a merced de personas anónimas que van a criticar nuestro trabajo. Aprenda a sacar el máximo provecho de los insultos y desconfiar de las adulaciones.

8 . Escribe todo el tiempo

“Cantidad produce calidad. Si sólo escribe un par de cosas, estás condenado”.  Ray Bradbury

“Lo que define a alguien  como escritor es que escribe cada vez que tiene un minuto libre. Si no se comporta de esa manera usted nunca llegará a hacer nada”.  John Irving

Escribe todo el tiempo, aunque no tengas nada que decir. Escribe folios y más folios, y entre tantos pensamientos habrá al menos uno por el que valga la pena el esfuerzo.

9. Escriba de lo que sabe… o de lo que quiere saber

“Si alguien quiere escribir en un estilo claro, que sea primero claro en sus pensamientos y si en su caso es escribir en un estilo noble, sea el primero en poseer un alma noble”. Johann Wolfgang von Goethe

“Se aprende tanto por lo que se escribe que por lo que se lee” .  Lord Acton

La escritura con éxito tiene que ver con la confianza y la autoridad. Tiene sentido escribir sobre su área de especialización. Si usted no tiene una experiencia, la lectura y la escritura es la mejor manera de desarrollar el conocimiento específico sobre algún tema.

10. Ser único e impredecible

“ Le debo mi éxito a haber escuchado respetuosamente el mejor asesoramiento, y luego hacer exactamente lo contrario.  G.K. Chesterton

Buscar lo que funciona es lo que le va a hacer llegar lejos. Experimentar con nuevos estilos, incluso si esto significa recibir malas críticas.

3 Consejos para conseguir el tono deseado

Si  se encuentra con dificultades a la hora de sostener un tono durante un trabajo largo, pruebe estos tres trucos.

file0001700659818

1 . Encuentre un párrafo que suene exactamente como quiere que suene el tono para este trabajo, y péguelo con cinta a su ordenador de manera que siempre esté al alcance de su vista.

2 . Cada vez que vaya a escribir, pase 20 minutos leyendo la obra de un autor que escribe en el tono que usted está buscando. Somos imitadores naturales. Puede ir un paso más allá al examinar más de cerca el ritmo de oraciones y la selección de palabras y buscar maneras de hacer el suyo propio . John Lukacs dijo una vez: “El estilo comienza de la manera que comienza moda: Alguien admira el modo de vestir de otros hombres y lo adapta para sí mismo. ”

3 . El principio y el fin son especialmente importantes para el tono. En la revisión de su trabajo, trate de mover algunas de sus mejores frases, las que tienen la energía y el tono adecuado, hasta el inicio de su obra. Igualmente experimente con el movimiento de frases fuertes al final de su obra, y consiga un final coherente.

Consejos simples para escribir un libro

La publicación de un libro es relativamente fácil: todo lo que necesitas es una plataforma. Los escritores nunca han tenido más oportunidades de elegir ellos mismos la vía para compartir su trabajo con el mundo. La parte difícil para la mayoría de nosotros, a pesar de lo que decimos, no está en la publicación. El punto difícil es la escritura en sí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAConsejos para escribir un libro

Primeros pasos

Comience con algo pequeño. 300 palabras por día es suficiente. John Grisham empezó su carrera de escritor como abogado. Se levantaba temprano cada mañana y escribía una página. Usted puede hacer lo mismo.

Tener un esquema. Redactar una tabla de contenidos que le guíen. Luego se dividen en secciones de los capítulos. Piense en su libro en términos de principio, medio y fin.

Tener una hora fija para trabajar en su libro todos los días. Si usted quiere tomar un día o dos de descanso por semana, prográmelo y apúntelo en su horario. Haga de escribir un hábito.

Elija un lugar único para escribir. Tiene que ser diferente de donde usted hace otras actividades. La idea es hacer de éste un espacio especial para que al entrar en él  ya esté listo para trabajar en su proyecto.

Sea responsable. Tenga un recuento de lo que escribe al día. Dese plazos semanales, ya sea en número de palabras escritas, en porcentaje de progreso o lo que sea. Si tiene algo a lo que aspirar, le será más fácil cuantificar su progreso

Cuente las palabras. Piense en términos de 10 mil incrementos y haga cada capítulo de una longitud aproximadamente iguales :

10.000 palabras : un folleto

20.000 palabras: eBook corto

40.000-50.000 palabras : tamaño estándar de un libro de no ficción

60.000-70.000 palabras : tamaño grande de un libro de no ficción

80.000 palabras – 100 , 000 palabras : longitud típica para una novela

Revisar constantemente. Nada sienta peor que escribir un libro y luego tener que volver a reescribirlo. Deje que alguien lo lea y lo revise y le asesore. Le ayudará a discernir lo que vale la pena escribir.

Mantenerse motivado. No importa nada más, su objetivo es terminar el libro . Envíelo a una editorial, publíquelo en Amazon, haz lo que tienes que hacer para conseguir ponerlo al alcance del público.

Abrace el fracaso. Debe aprender que va a ser duro y que costará mucho esfuerzo, y que aun así puede fracasar. Acepte el fracaso. Eso es lo que va a mantener sus estándares de perfección bien altos.

Escriba otro. La mayoría de los autores se sienten avergonzados de su primer libro. Los errores cometidos en el primer intento son lecciones en el segundo. Así que póngase a trabajar, falle y vuelva a intentarlo. Esta es la única manera de conseguir buenos resultados.